distinguirse al vestir con estilo propio

Leí hace unos días una frase de Armani, el modisto, que me capto enseguida. Se refería a un tema sobre el que pienso con frecuencia: vestir con estilo propio y a la moda. Decía: «me gustan las mujeres que usan la moda como expresión, más que convertirse en víctimas de ella».

¿Cómo usamos la moda? Tengo la impresión, puedo equivocarme, de que vestir con estilo propio no es tarea común. La moda ejerce una poderosa influencia sobre las personas y no siempre consumimos moda pensando en nuestro propio estilo. Nos afecta tremendamente ese sentido de pertenencia social, no queremos quedar excluidas, y nos da seguridad «ir a la moda» nos siente como nos siente. Así que terminamos siendo víctimas de la moda.

A cierta edad la influencia que ejerce la moda es muy fuerte; pienso en la gente joven que vemos por la calle cortadas por el mismo patrón, todas iguales. Pero en cierto modo, en esa etapa de la vida es lógico porque falta personalidad. El problema surge cuando, ya con años, no es tan lógico que la moda se imponga por encima de todo.

Vestir con estilo propio siempre

Pensar en el estilo propio

Dice Mónica Codina en el libro «El consumidor de Moda» (ISEM-EUNSA) «Cada persona tiene su propio modo de llevar las cosas, relativo a su constitución física, al modo de moverse, a su propia expresividad corporal. Esto se traduce en la necesidad de encontrar aquella indumentaria que permita a cada quien expresarse como es». Y para esto, es imprescindible pensar al consumir moda. De entre las propuestas, poder elegir aquella que me permite ser más yo misma, expresarme como soy y aparecer como quiero mostrarme.

Pensar al comprar, pararme a valorar, para vestir proyectando exteriormente mis preferencias, gustos, actitudes, que se traducirán en colores, texturas, medidas y formas. Hablar con mi forma de vestir  y desarrollar así mi personalidad, sin achicarla por la imposición de unas tendencias que no se adaptan. Dejar fuera el «todo el mundo lo lleva», para escoger aquellas propuestas con las que realmente expreso quien soy y lo que quiero.